OBJETIVO CERO ACCIDENTES

Para reducir la siniestralidad es imprescindible la educación vial de padres e hijos

Seguramente, si se hiciera una valoración de todas las lacras existentes en la sociedad actual, en cabeza figurarían los accidentes de tráfico y sus graves consecuencias.

De hecho, es alarmante leer las estadísticas sobre siniestros de circulación en todo el mundo: un tremendo balance de muertos, tetrapléjicos, parapléjicos, etc., que cada día se incorporan a la larga lista de víctimas. La mayoría han provocado el accidente por no cumplir una señal, una norma… Y muchas otras se han visto involucradas sin tener culpa de nada, quedando familias destrozadas por este motivo, como suele decirse, ¡Sin comérselo ni bebérselo! Pero al fin y al cabo son ellas las que han pagado las imprudencias de otros.

Cuando tienes esta información, te preguntas el por qué. Y que cómo es posible que, con los adelantos tecnológicos, informativos y de concienciación que disponemos, esté pasando esto. Pero es evidente que así es, por desgracia.

Demostrado queda que el factor humano es la causa principal que interviene en el accidente de tráfico. Actitudes como manipular el móvil mientras se conduce, consumir bebidas alcohólicas y otras drogas están incrementando la siniestralidad. En este aspecto, cada uno de nosotros debemos aportar nuestro granito de arena si de verdad queremos paliar, en la medida de lo posible, el problema. De lo contrario, difícil solución tendrá.

Desde hace ya muchos años, los gobiernos de los distintos países están intentando conseguir el ´Objetivo Cero Accidentes´ y están poniendo todo su empeño en ello. Algo que, por otra parte, veo muy lejano de alcanzar, dadas las circunstancias. A pesar de ello, es una meta que podría ser factible. Pero, claro, para que esto suceda es primordial educar vialmente a nuestros hijos e hijas, desde las edades más tempranas, inculcándoles valores imprescindibles de convivencia para lograr que ese objetivo se convierta en una realidad. Y, aunque es cierto que debe haber participación de todos los estamentos sociales (políticos, educativos, etc.) y que todos debemos asumir nuestra parte de responsabilidad, tenemos que ser los padres y madres el primer eslabón de la cadena en no fallar, ser nosotros la cimentación sólida donde se vaya construyendo la pirámide de actitudes que darán lugar a la consecución de los objetivos que pretendemos.

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a nuestro Boletín y te haremos llegar a tu email, Novedades, Noticias y todo lo relacionado con el mundo del motor

Te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies